El gamma óseo es un procedimiento radiológico especializado que se utiliza para examinar los diferentes huesos del esqueleto para identificar determinadas enfermedades. La gammagrafía ósea también puede utilizarse para hacer un seguimiento del progreso del tratamiento de algunas enfermedades.

La gammagrafía ósea es un tipo de procedimiento de radiología nuclear. Esto significa que durante el procedimiento se utiliza una pequeña cantidad de sustancia radiactiva para ayudar en el examen de los huesos. La sustancia radiactiva, llamada radionúclido (radiofármaco o trazador radiactivo), se acumula dentro del tejido óseo en los lugares donde el metabolismo está alterado o donde existe un crecimiento del tejido óseo anormal.

El radionúclido que se utiliza con mayor frecuencia en las gammagrafías óseas es el difosfonato de tecnecio. El radionúclido emite un tipo de radiación conocida como radiación gamma. Ésta es captada por un escáner que procesa la información y la transforma en una fotografía de los huesos.

Las áreas en las que se concentra el radionúclido se denominan “zonas calientes” y pueden indicar la presencia de afecciones como tumores óseos malignos (cancerosos), metástasis de cáncer óseo (cáncer que se diseminó desde otra zona, por ejemplo, los pulmones), infecciones óseas, traumatismo de huesos que no se detectan en las radiografías comunes y otros trastornos que afectan a los huesos

APLICACIONES DE LA GAMMAGRAFIA ÓSEA

* Evaluar el traumatismo de hueso en situaciones en que las radiografías comunes no muestran traumatismo.

* Detectar fracturas difíciles de localizar.

* Determinar la antigüedad de fracturas

* Detectar o evaluar infecciones óseas (osteomielitis)

* Controlar algunos trastornos óseos degenerativos.

* Problemas vinculados a artritis.

* Metastasis ósea

* CA óseo.

PREPARACIÓN  DEL PACIENTE.

  1. Se le colocará una vía intravenosa (IV) en el brazo o la mano para inyectar el radionúclido.

  2. Le inyectarán el radionúclido en la vena. Se dejará que el radionúclido se concentre en el tejido óseo durante un período de una a tres horas.

  3. Durante el período de espera, deberá beber varios vasos de agua (cuatro a seis vasos) para ayudar a eliminar el radionúclido que no se concentre en el tejido óseo.

  4. Si la gammagrafía ósea se realiza para detectar una infección ósea, es posible que se realice una serie de exploraciones inmediatamente después de la inyección del radionúclido. Una vez que el radionúclido se haya concentrado en el tejido óseo, se realizará una nueva serie de exploraciones.

  5. Cuando el radionúclido se haya concentrado en el tejido óseo durante el tiempo necesario, se le pide al paciente que vacíe la vejiga antes del comienzo del estudio. La vejiga llena puede deformar los huesos de la pelvis y puede provocar molestias durante las exploraciones, que pueden llevar hasta una hora.

  6. Se le pedirá que permanezca acostado sin moverse sobre una mesa de exploración, ya que cualquier movimiento puede afectar la calidad del estudio.

  7. El escáner se moverá lentamente sobre el paciente varias veces para detectar los rayos gamma emitidos por el radionúclido en el tejido óseo.

  8. Es posible que se cambie de posición durante el examen para obtener vistas específicas de los huesos.

  9. Cuando se haya completado el estudio, se quitará la vía intravenosa.

    IMAGENESImagen

    Imagen

    DIDIO MARTINEZ MORA